Institucional

Imprimir

La historia de la Red de Hoteles Ritz del Brasil

La historia de la Red de Hoteles Ritz del Brasil, empieza en la llegada del inmigrante portugués César Sampaio Coelho en el inicio del siglo XX, que llegando a la ciudad de Rio de Janeiro inició sus actividades como destrozador de rocas en una pedrera de aquella ciudad, pero no adaptándose a la profesión fue encaminado para la ciudad minera de Juiz de Fora, donde residía un primo, que le ayudó a adquirir un pequeño bar, cuya porta de entrada medía la anchura de 1,5m en la zona bohemia de la ciudad.

Por no sentirse bien en aquel ambiente hostil, en 1928, después de juntar todas sus economías adquirió un otro pequeño bar, este, bien ubicado en la antigua Plaza de la Estación Ferroviaria, que, después de mucho esfuerzo, se hizo también un restaurante que siguió su bella trayectoria, incorporando el año de 1930, los pisos superiores, inaugurándose finalmente el primer hotel del grupo llamado de "Hotel Avenida".

Diez años después, exactamente en 1940, la cruel inundación llevó todo el esfuerzo de su fundador, obligándolo a disponer del inmóvil, à la familia Matta, tradicionales granjeros de la región. Pero la saga de los Coelhos renace en las venas del gran empresario latente que reunió todos sus esfuerzos y adquirió en la plaza del teatro céntrico de la ciudad, el fallido restaurante Salvaterra de la familia Werner Max Breu. Ya casado con la italiana Alzira Bruno Coelho, que mucho trabajó en la construcción del actual imperio, y con el pequeñito hijo César Bruno Coelho, reargüirán la casa, remontándola de sol a sol con las propias manos, transformándola al punto más chic de todos los tiempos de la creciente Juiz de Fora , donde hasta hoy los antiguos caballeros recordan nostálgicos, sus memorable s comidas después del cine o el "footing" en aquel bello establecimiento, mezcla de bar , restaurante, rotisserie , boulangerie y delikatesse.

Diez años de mucha garra y determinación se pasaron con exhaustivas jornadas diarias de trabajo de hasta 20 horas de toda la familia, posibilitando a los Coelhos la construcción del "Imperial Hotel", el edificio Cezar & César, inaugurado el 1952 por el entonces Vice - Presidente de la República, el Sr. João Café Filho, nacido en Ceará, con sus confortables 52 cuartos y suites siendo ampliado en 1960 cuando pasó a disponer de 84 habitaciones.

Desde entonces el crecimiento se acelera y ya en 1967 después de la construcción del más moderno edificio del interior Minas Gerais, se inaugura el "Ritz Hotel", completo, con 100 apartamentos, piscina, restaurante, bar y etc. El primero de la grife Ritz, matriz generador de toda la generación de Hoteles Ritz, con la presencia de ilustres personalidades de la época, de entre los cuales destacamos el ex presidente Itamar Franco. En 1975 el sucesor César Bruno Coelho junto con su madre Alzira y su esposa Darcilia Gomes Bruno Coelho, amplían el establecimiento concediéndolo más 100 modernos y confortables habitaciones, incorporando en su nombre la marca "Plaza" colocándolo en el podio de la hostelería Minas Gerais.

Ya con sus cinco hijos decide poner cada uno en su propio emprendimiento, fue cuando en 1986 adquirió de la constructora Gandelman un bello edificio en Leblon, Rio de Janeiro, enviando para allá su segundo y tercer hijo Márcio Coelho y Carlos Coelho, instalando el "Ritz Plaza Hotel Leblon", un bello flat, adquirido con los frutos del esfuerzo de la familia Coelho que, desde pronto, enseña a sus hijos los beneficios profilácticos de los hombres trabajadores. Hoy comandado por su tercer hijo Carlos Henrique Coelho, dinámico empresario, preocupado con la actualización constante de su emprendimiento que se destaca por su bueno regusto y servicios prestados.

Como Vinícius, el primogénito, gestionaba con mucha calificación y dedicación el Ritz Plaza Hotel, César, en 1990 envía su hijo Márcio Coelho a la ciudad de Maceió en Alagoas, transfiriéndole por pura generosidad, su antiguo sueño de establecerse en una tranquila y prospera ciudad del nordeste brasileño. Allá compró un hotel y después de reformarlo, lo llamó Ritz Playa Hotel Maceió. Dos años después siguió para el mismo destino el benjamín Marco Antônio Sampaio Coelho que también recibió del padre un lindo hotel este nombrado Ritz Plazamar Hotel, ambos en la bellísima playa de Ponta Verde.

Fue cuando Márcio, siempre amparado por los padres y hermanos, inició las obras del Ritz Lagoa do Anta, un magnífico hotel cinco estrellas en la playa de Lagoa do Anta, con equipamientos de ultima generación, piscinas enormes, cuadras de tenis, spa, etc. Con requintada gastronomía y purificada hospitalidad destacándose por hospedar grandes hombres como presidentes de la república, ministros, gobernadores, artistas, desportistas famosos y personalidades del Jet Set Intencional, también en Maceió, inaugurado el 06 de enero de 2001. En 2004 se implantó en el mismo emprendimiento el mayor centro de convenciones de Alagoas con espacio para eventos de hasta dos mil lugares.

Como Juiz de Fora no paraba de crecer, Marco Antônio retornó a la ciudad natal e inició bajo el mando del padre la construcción del más nuevo, moderno y único hotel padrán cinco estrellas de la Zona de la Mata de Minas Gerais. "Constantino Hotel & Eventos", inaugurado día 15 de Abril de 2005.

Así siendo el mando del Ritz Praia y del Ritz Plazamar pasaron a las manos de su única y querida hija Lídia Cristina Gomes Coelho que, igualmente, administra con mucha calificación los hoteles a ella delegados, preocupándose, especialmente en mantenerlos actualizados y ofreciendo los mejores servicios dentro de su categoría.
El patriarca inauguró en Diciembre de 2008 el más nuevo emprendimiento hotelero de Maceió , Ritz Coralli Hotel Boutique en Ponta Verde.

Es así, con mucha garra, dedicación y cualificación que el grande César Bruno Coelho frutificó la herencia de los padres, cumpliendo su magnánimo papel en la sociedad, trayendo esperanza y progreso, contribuyendo para la edificación material y moral de muchas generaciones beneficiadas con la oportunidad de crecimiento profesional, teniendo el privilegio de convivir y aprender la verdadera razón de la existencia humana, correcto de que sus herederos sabrán dar continuidad a este trabajo colocando más algunos ladrillos para el crecimiento del turismo en este país tan bendecido.